Románticos, oscuros, dorados, artesanales o teatrales. Estos cinco dormitorios escenifican las últimas tendencias en cuestión de sueño. Son los secretos de alcoba mejor guardados para este 2019.

La decoración tono sobre tono, el lujo sin brillos, las flores, el Art-Déco revisitado y la belleza de lo imperfecto, estas cinco tendencias revolucionarán la estética de los dormitorios este 2019:

1. OSCURO, CASI NEGRO
Repintamos el dormitorio con tonos sombríos y monocromos. ¡El azul le sienta tan bien!
Nocturnidad y alevosía: La piedra, el mármol y el metal pintado son las claves de este espacio.
Aire monacal: El suelo de terrazo se suma al negro de los muebles y a los diferentes azules verdosos de las paredes.
Cuarto Reservado: Pocas piezas y de diseño silencioso, arte de hoy escogido y nada estridente.

Arriba, el dormitorio tono sobre tono de un apartamento en Milán de Gabriele Salvatori decorado por Elisa Ossino con lámpara Nota de De Padova.

2. ORO DISCRETO
Una opulencia callada: toques Alta Costura, trompe-l’œils y delicadeza sin brillos.
Materiales de lujo: Escayola, mármol y madera fosilizada lucen bajo los efectos metalizados. a medida. El cabecero y el armario están hechos exclusivos para la habitación.
Juego de telas: El lino de Nya Nordiska de la pared central, los cojines de Rubelli y la colcha de Pollack crean un caleidoscopio de texturas y colores que van del dorado envejecido al ocre.

Arriba, dormitorio de un piso en París obra de la decoradora Anne-Sophie Pailleret con un armario pintado con efecto oro viejo.

3. PONLE FLORES
Románticos, femeninos, con tonos pastel y aire campestre. Suaves son estos dormitorios. cherchez la femme. Colores pastel, terciopelo y etéreo cristal: es el trío ganador.
Dieta vegana: Las flores son las protagonistas de esta estancia gracias al mural JAPde Wall & Decò by Antonio Marras.
Retro 60’s: La mesilla y lamparita vintage recuperadas, la colcha, los cojines… Todo remite a los 60 italianos.
Detalle design: La lámpara de techo Bolle de Giopato & Coombes.

Arriba, casa en un palazzo milanés de los 60 decorada por su dueño, el arquitecto Lorenzo Viola.

4. DE ALTA CUNA
Teatral, onírico y de gala. Es la revisión del Art Déco más sofisticado e intelectual.
Joyas arqueológicas: De Roma a Grecia, las esculturas antiguas llenan este museo en el que dormir.
Cortinas de cine: Se cierra el telón, terciopelos y sedas pesadas envuelven tu nido.
Apariciones estelares: Maderas lujosas, superficies pulidas y el sempiterno mármol dan brillo y esplendor.
Buenas fibras: El cuero y la rejilla ponen el punto calmado a la noche.

Arriba, el dormitorio parisino de Tristan Auer, con cabecero de cobre, dramáticas cortinas que cierran la cama y tonos tierra.

5. SUEÑO CRAFT
El wabi-sabi, lo imperfecto y la madre tierra en un confort desordenado. tonos naturales. Como los de la arcilla, el yeso y la pizarra. Los nórdicos arrasan.
Fotosíntesis decó: Las plantas florecen a pie de cama. Ficus, laurel, cheflera y platanero, las especies más fotogénicas.
Paredes Trabajadas: Contrastes cromáticos o bicolor, zócalos y molduras clásicas componen el paisaje interior.
Toque artesanal: En lámparas de porcelana, accesorios y textiles de lino o lana, lo hecho a mano suma calidez.

Arriba, árboles, espigas, azul petróleo y marrón chocolate rodean las piezas de Ferm Living en este dormitorio.